Pujato

Estimados, de mas está decir que aún estoy maravillado lo que logramos en éste, nuestro primer CuentaCuentos.
Por mi parte como coordinador, la experiencia fue maravillosa e impactante. A pesar de ser un empedernido lector, nunca lo había hecho para alguien más, excepto mis hijos, y esta experiencia de hacerlo frente a un grupo de chicos de mi localidad, siendo un simple transeunte de la vida que de puro lector fanático se sumo a esta actividad hermosa, fue realmente maravillosa y me siento muy complacido.
Tengo que agradecer profundamente a la gente que me siguió en esta cruzada, MIS VOLUNTARIOS, que ante el anuncio de la jornada por el noticiero local de Tv y por nuestra FM local, no dudaron en sumarse a ella con la mejor buena predisposición. A su vez tambien hicimos un CuentaCuentos comunitario por el programa de TV en vivo para toda la localidad.
Dentro de los voluntarios, quiero agradecer especialmente a Rosalia, quien fue mi nexo con nuestra Biblioteca Popular a la que sumamos a esta inciativa apoyandonos con los textos.
Por supuesto que esperamos la próxima y ademas, les cuento que esta movida por su repercusión y aceptación, nos llevó a organizarnos para, desde la Biblioteca Popular, tratár de repetir esta hermosisima experiencia a corto plazo.

Les dejo a continuación el relato de uno de los voluntarios y algunas de las imágenes que logramos en los distintos lugares a los que concurrimos.

Mi primera experiencia como Cuenta Cuentos fue muy buena. Llegué al colegio que me habían asignado y la vice directora Gloria, me recibió con la misma alegría conque también lo hicieron las seños de 2º : María Luisa y Carina de la escuela Nº 227 de Pujato.
Hicieron sentar a los alumnos en canastita en el piso, corriendo los bancos hacia atrás. Les expliqué que ese día en toda Latinoamérica habría gente llevando cuentos a todos los lugares y los invité a aprender a leer muy bien, para que pudieran en un tiempo hacer lo mismo y compartir así ,maravillosos momentos.
Participaron del Cuento que había seleccionado: “LA Bruja Berta en Invierno”, hice una pequeña introducción, preguntando si les gustaba el invierno y como todos dijeron que no fue muy fácil introducirlos a la historia.
Terminé la lectura con un gran Colorín Colorado, dando un enorme giro y todos aplaudimos, luego les repartí unos chupetines y me despedí. Me pidieron que volviera pronto y les dije que seguramente eso haría, pero si no…..el próximo CuentaCuentos iría con otro cuento a llevarles un ratito de alegría y contagiarme nuevamente con todo ese entusiasmo que me demostraron…..y bueno…..Colorín Colorado…..hasta el próximo cuenta cuentos aquí en mis pagos……

Miriam Fargioni –Pujato -2011

Sin mas y como dice Miriam y como dije yo y como dijimos sin dudas todos, y colorin colorado, que suerte haber participado de este CuentaCuentos!!! y esperamos desde ya el próximo.

Atte. Alberto Salvatelli.

En imágenes:

Biblioteca Rivadavia (Villa Mercedes, San Luis)

Organizado en la “Biblio” fue una llamada a voluntarios y avisar en las escuelas para que los chicos concurrieran en forma particular. Sencillo pero con ganas!!
Nuestra jornada de lectura contó con la participación de una de las chicas de administración, parte de la comisión directiva y voluntarios. Y los chicos pasaron una mañana de sábado diferente y ¡prometieron volver a la biblioteca! que es uno de nuestros objetivos… que los libros no descansen en los estantes sino que sirvan para dar alegria, diversión y experiencias de vida de otras personas.

Liliana

En imágenes:

Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas / Lima – Perú

Voluntarios:

- Margarita Cespedes de Trotter (Cuenta Cuento)
- Consuelo Byrne Cespedes (Cuenta Cuento)
- Patricia Huyhua (Cuenta Cuento)
- Jose Luis Huamani Gonzales (Coordinador)
- Natalia (Invitada)

En imágenes:

Villa Santa Clara – Santiago de Chile

Nos cuenta Daniel Rebolledo – Villa Santa Clara

Nos fue bien el sábado, finalmente a la convocatoria llegaron mas de 65 niños de la Villa Santa Clara de la comuna de Cerro Navia. Llegaron todos los voluntarios, se contaron cuentos, hubieros titeres y repartimos globos y dulces.

En imágenes:

Hogar de niños de Tartagal

Nos cuenta Griselda Vaca  -  Tartagal

Hogar de niños – Tartagal Y… llegó el día. Un grupo fué al Hospital, (allí estuve), y otro a un Hogar de niños de Tartagal. Las dos experiencias fueron mutuamente enriquecedoras y gratificantes. No sacamos muchas fotos, la falta de experiencia de registrar todo con fotos, nos olvidamos!!! Pero iniciamos el camino de narrar y volar con quien te escucha; algunas con más o menos timidez, con más o menos miedo por no saber qué podía llegar a pasar, pero todas con las mismas ganas de entregar un poquito de su corazón. Gracias, en nombre de todas las voluntarias, por animarnos en esto.

En imágenes:

Centro Los Caprichosos de San Telmo

Nos cuenta Norma Escudero  -  Capital Federal – San Telmo

¡Hola todos! Sigamos contando; aquí van las experiencias de ayer, desde mí, desde yo. Invito a Alejandra, Alicia, Cecilia, Gisel, Laura y Magui a que cuenten las suyas. A las 14:45 en el bar de la esquina de Bernardo I. y Estados U., todo el entusiasmo y la mesa llena de libros, carpetas y papeles -nos había fallado uno de los lugares, pero nos esperaban en dos centros barriales a las 15:00: los locales distan una cuadra y media uno del otro. Nos repartiríamos para contar en los dos lugares… En la misma manzana; el centro de jubilados San Telmo nos esperaba a las 17:00 Alejandra trajo su cámara (ídola), las demás, celulares y muchas ganas de tomar fotos. Allá salimos bajo el sol invernal y hermoso: atravesamos la plaza con ganas de quedarnos a contar allí. (En un banco había una señora leyendo un libro sobre María Estuardo, daban ganas de convocarla..) En el Centro Los Caprichosos de San Telmo -sede de una murga-, el encargado comenzó a desplegar sillas rezongando un poco porque nadie había llegado aún,¡ni siquiera su propia hija, con sus nietos! – “Yo me quedo acá -dijo- porque a las cinco vienen a ensayar los chicos de la murga y nos vamos todos a la plaza” – “¡Yo quiero ir!, dijo Cecilia -uruguaya y murguera, pero se quedó con nosotras. Expectantes, caminamos una cuadra y media hasta el Centro “Tita”, donde los encargados y su familia estaban almorzando y teníamos todo el salón -y todas las sillas- como para hacer un baile. Público, lo que se dice público, NO HABÍA. Los tímidos cartelitos habían sido pegados en la vidriera a la altura de los gnomos petisos, pero allí estaban los avisos. Los chicos, no. Nos sentamos en ronda 5 minutos; hablamos de mates y termos, los chicos no llegaban y los presentes (6 o 7 entre grandes y adolescentes) no tenían muchas ganas de oír cuentos… Nos decía que los chicos no habían concurrido ni siquiera a las actividades gratuitas del día: taekwondo, bailes… En fin, será que el sol los llamó a la plaza, pensamos. “Falló la convocatoria” “¿Qué puedo hacer para la próxima?”, pensé. Las chicas no parecían bajoneadas, sino todo lo contrario -maravilloso. Volvimos al local de los Caprichosos y .. ¡milagro! habían llegado padres con chicos: una mamá con dos nenas (una era bebé) y un señor con un nene muy serio y muy formal. La hermanita de la bebé resultó una voraz degustadora de cuentos y tuvo raciones de todos los sabores: Alicia tenía una historia japonesa de una princesa, una mariposa y su padre (un rey furibundo), hubo animales de la selva, cebras, leones presos ayudados por ratones, pulgas, sapos y lechuzas. Los adultos presentes tuvieron su cuota de cuentos, más que divertidos: un cuento chino que llevó Magui y un loquísimo cuento de Silvina Ocampo que llevó Laura. Minutos antes de las 17:00 nos despedimos de los murgueros -que siguieron la farra en la plaza- y salimos al frío con el corazón un poco más calentito. Sobre todo porque… ¡nos quieren recibir el domingo 21 cuando festejen el Día del Niño! A media cuadra nos esperaban los jubilados del Centro San Telmo: en un santiamén dejaron el bingo, corrieron las mesas, armaron la ronda de sillas y oyeron los cuentos: Galeano habló por boca de Cecilia sobre las costumbres que no abandonamos los de más de 40; Gisel nos contó sobre un pueblo particularmente pesimista donde algo iba a pasar, Alicia, sobre los hombres sensibles de Flores y la búsqueda de la primera novia, todos disfrutaron con Magui del encantador cuento chino y yo les conté uno de amor entre bichos dientudos. Nos sirvieron capuccinos deliciosos, nos hicieron comer y nos despidieron con un aplauso, ¿qué más se puede pedir? Nada, por supuesto. ¿Qué más se puede hacer? Seguramente mucho, hay que pensar. Les mando a todos un saludo muy cariñoso.


Hogar Nuestra Señora del Pilar – Capitan Sarmiento

Nos cuenta Natalia Actis Caporale  -  Capitán Sarmiento

El sabado con Stella fuimos al hogar Nuestra señora del Pilar, el primer impacto fue frustante porque es día de salida asi que muchos chicos se habían ido con sus familias y había solo tres nenas de las pequeñas, igual había que cumplir con la función asi que propusimos aprovechar el sol y nos sentamos en el patio. De a poco se acercaron los más grandes y eso fue alentador. les leimos un cuento y el primer capítulo de una novelita que seguiremos leyendo cada sabado. los chicos, contentos con la visita y la lectura. Nosotras con ganas de seguir. con los abuelos no pudo ser este sabado pero comenzaremos a partir del sabado próximo, para esta experiencia se van sumando compañeros con esperiencia en teatro.
A todos gracias por el envión. Besos

En imágenes:

Hogar del Huérfano – Rosario

Nos cuenta Noelia Martin – Dattatec.com

Una nueva experiencia feliz se sumo a mi vida, este sabado cuando visite por segunda vez el hogar del Huerfano de Rosario. Esta vez algunas caritas ya eran familiares para mi ya que eran chicos que conoci en mi primer experiencia, claro que ahora estan un poco mas grandes. Compartimos la lectura de cuentitos, golosinas, risas, abrazos y mucho cariño por sobre todas las cosas. Cada experiencia supera a la anterior, y esto me tienta a seguir participando y a seguir contagiando estas ganas de hacer algo tan valioso con tan poco.

En imágenes: