Escuela Abanderado Grandoli – Rosario, Argentina.

Las dos experiencias fueron conmoveedoras.
Los encuentros son muy particulares pero en el buen sentido.
Todo fluye como si nos conocieramos de siempre, surgen juegos, canciones, baile, fotos, merienda, besos y
abrazos.
Los chicos se brindan incondicionales y llenos de alegria.
Son personitas que necesitan mucho carino y al momento de nuestra visita no dudan en demostrar lo que
sienten.
La verdad el corazon se me agranda a mas no poder.
Ojala seamos muchos mas el año que viene!!!

Maria Cecilia Bareikis

Algunos fotos

Share